A un año de que Sergio mató a Alexis.

Hoy se cumple un año de que Sergio mató a Alexis. Hasta donde sé no se ha dictado sentencia. No ha cambiado nada la situación en NL. Al contrario, cada vez más siguen apareciendo más casos de feminicidio en el Estado.

Pero nosotros no te olvidamos Alexis. Aunque pareciera que nuestra vida sigue, siempre te tenemos presente en algún momento de nuestro día. Tu espacio siempre está ahí. Te veo en otras chicas, en la calle, así como tu, siempre alegre y sonriente.

Un abrazo a todas las familias que han perdido a sus mujeres por un feminicida como Sergio. No las olvidamos. #feminicidiosnl

Quisiera explicarte el feminicidio con peras y manzanas, bolitas y palitos, con nombres y apellidos

Hace tiempo un buen amigo me hizo estas preguntas acerca del feminicidio, y me parecieron muy válidas. Quiero pensar que las formula desde la ignorancia, la desinformación y entre más hombres, (sí, más hombres, tomen conciencia de esto pues cualquier macho puede ser potencialmente un feminicida) tomen conciencia de esto, se puede ir creando una cultura distinta. No creo que de algo sirva decirles “Es que si fuera tu hermana, tu hija, tu mamá, entonces lo entenderías”. Creo que la empatía no debería tener que ver con lazos familiares o consanguinidad. Creo que hay buenos hombres, hombres inteligentes, sanos, que pueden hacer mucho más que ser empáticos. Y también se trata de que seamos aliados, no enemigos.
Estos son sus comentarios/preguntas.
  1. No creo que nadie mate a una mujer sólo porque tiene un gusto especial por matar mujeres
  2. El caso es que a mí me desespera un poco que se quiera ver como algo de género nada más y no como simple violencia que no se debe de aceptar en ningún caso
  3. Feminicidio, o sea, es más o menos que un homicidio? por qué es diferente?
  4. Habría que llamarle homicidio sólo al cometido contra un hombre?
  5. Yo creo que es igual de grave matar un hombre que una mujer
  6. Pasa igual con algunas mujeres que abusan a veces más por el hecho que es peor si un hombre dice que lo maltratan. Son menos casos por que se habla menos, igual que las violaciones a batos. si las mujeres no hablan, los batos menos.
Me pareciera que estas preguntas son preguntas comunes. Se trata de que en vez de juzgar, estemos abiertos a otras posturas, a otros pensamientos, creo yo que es la única forma de cambiar las cosas. Cambiarnos el chip, o colaborar a cambiar el chip con el otro. Y como la gente que me conoce sabe que estoy abierta al diálogo inteligente, sin prejuicios por eso escribo todo esto porque me gustaría que más y más personas entendieran lo que significa el feminicidio y todo lo que implica. No tengo todas las verdades, ni todas las respuestas, como ya he dicho antes, soy una feminista en construcción. Cualquier aportación es bienvenida.
Hay varios tipos de feminicidios, mismos que pondré aquí algunos de ellos y que son los más comunes. Si alguien no sabe de alguno, comente y lo hablamos. Pero en el que me quiero enfocar es en el feminicidio íntimo.
· Íntimo (en este caso entra el caso de Sergio como feminicida)
· No íntimo
· Infantil
· Familiar
· Conexión
· Por prostitución
· Por trata
· Por tráfico
· Transfóbico
· Lesbofóbico
· Racista
Es más, a la hora de escribir aquí “feminicidio” el auto corrector del navegador me sugiere cambiar la palabra por “femenino” o “feminidad”. Eso habla de que no lo tenemos asimilado aún. En nuestro lenguaje común, hablamos de asesinatos. Nos expresamos con cosas como “A fulanita la mataron, le dispararon, la degollaron”.
Pues déjenme decirles que a fulanita, seguramente la mató el novio, el amante, el esposo, el amigo, el exnovio, el exmarido, a veces hasta el compañero de escuela o de trabajo. Son hombres que tienen nombre y apellido. En algunos casos puede ser que se les haya matado en algún accidente, o en algún asalto, y eso no tiene nada que ver con la violencia de género. Pero cuando la víctima ya conoce a su feminicida es otro asunto muy distinto.
Ese feminicida fue alguien a quien ella conoció, amistó, se ganó su confianza, quizá amó, acogió, tal vez le dio hijos, tal vez le dio su cuerpo, tal vez le dio mucho amor. Entonces a fulanita no la mataron aleatoriamente por arte de magia. Y para citar un ejemplo, pongamos nombres.
Sergio mató a Alexis. Él es un feminicida. La mató por que la quiso matar. Alexis no hizo nada para que la matara. Ninguna de las mujeres que son asesinadas por sus hombres hacen algo para que las maten. Son ellos que se convierten en feminicidas porque ya no tienen poder sobre ellas. Han escalado su propia violencia hacia ellas, la van acumulando, que el matarlas, anularlas es la cereza del pastel. Es decir, ya hay un antecedente de violencia, en el ámbito familiar, laboral o escolar y quizá haya algún tipo de relación sentimental, afectiva o de confianza entre la víctima y el feminicida.
Un feminicida no comete el acto en el último momento, sino más bien va acumulando violencia a lo largo de su relación. Por eso es diferente al homicidio. La violencia de género que se ejerce dentro de este círculo es fundamental en estos crímenes. Sí, hay mujeres que también matan a sus parejas, pero en ninguna manera se compara la cantidad de feminicidios contra asesinatos a parejas masculinas. Aunque el feminicidio es gestado en la violencia intrafamiliar y en el ámbito doméstico se ha convertido en un problema social que va en aumento. En Nuevo León se declaró ya una alerta de género, sí, así de cabrón está. A las mujeres se les está matando, no sólo por el narcotráfico, o la violencia, sino las están matando sus parejas o exparejas.
Para que se entienda mejor, no es como que la muchacha iba pasando por la calle y zas, le dio un disparo. No.
A estas mujeres el asesino las conocía, quizá vivían en el mismo domicilio, quizá ya no, quizá ya se habían separado, quizá aún no. En algún momento, el asesino las amó y en una de esas ellas hasta fueron felices con su asesino. Y en algún momento estos hombres machistas, porque sí, son hombres machistas que quieren un total control sobre sus compañeras sienten la necesidad de acabar con sus vidas, sólo porque creen que pueden hacerlo. ¿Muy enfermo verdad? Pues sí. Los feminicidas sí existen. No son un invento feminista, no es un capricho “feminazi”. Por eso debe medirse con otra vara distinta al homicidio. La pérdida humana es la misma, pero los motivos, el motor, el acto son distintos y le da otro significado que tiene que ver con el género. Sé que para muchos hombres es difícil entender esto, porque sí, a los hombres no se les mata por el género. Si van por un callejón en la calle, ellos solos, piensan que es posible que se les asalte, pero no tienen miedo de que se les viole. Las mujeres sentimos ese miedo todo el tiempo. ¿Ven la diferencia?
Creo que el feminicidio debe tener más visibilidad porque muchos de los homicidios que se cometen contra las mujeres no son investigados como feminicidios cuando sí podría tratarse de tal y en estos casos se deben analizar con perspectiva de género. Si se da más visibilidad, se admite y se asimila mejor el problema. Pero hay veces que siento que mucha gente, sobretodo hombres, no quieren ver la diferencia. Piensan que todo esto es un arguende feminazi, un capricho de viejas argüenderas mal cogidas. Y corazón que no ve, corazón que no siente y así el corazón no entiende.
Espero haber contestado las preguntas de mi amigo, y no solamente eso, ojalá que se vaya creando una empatía, una conversación. Vaya no es por joder pues. El feminicidio existe. Los crímenes a causa de violencia de género existen y se llaman feminicidios. Así como Sergio mató a Alexis, así Oscar mató a Alejandra, así Rubén mató a Magda entre algunos nombres. Todos parejas y exparejas de las víctimas. No es lo mismo que te maten en la calle, por una bala perdida a que la pareja con la que duermes te apuñale 14 veces. Eso es el feminicidio. Y no es por alarmar, pero en algunos hogares, quizá tu vecino en unos meses más matará a tu vecina, no importa en qué colonia vivas, no importa qué tan felices se vean juntos. Esto es real.
Ahora, la pregunta que yo hago, y que me gustaría que quedara a reflexión es: qué estamos haciendo, yo papá, yo mamá, nosotros como sociedad, para estar criando feminicidas en potencia.
Me interesa entablar un diálogo, si tienes algo que comentar, bienvenid@.

La sociedad regia

Ayer fui a la presentación del libro “Los andamiajes del miedo” de Pedro de Isla. Es una novela basada en un asesinato ocurrido hace 40 años en esta ciudad, en donde Edgar Contreras mató a Laura Millet, una estudiante yucateca. Edgar es el típico mirey sanpetrino, cobijado por la sociedad pudiente de la ciudad. Aún no leo la novela, pero tengo entendido que Edgar salió impune de esto. Para los medios Edgar era inocente. La sociedad regia juzgó a las chicas. Y victimizó al asesino. Cuántas veces hemos visto esto en la ciudad. “Es que ellas tuvieron la culpa, es que ella es la que anduvo de ofrecida, es que mira cómo andaba vestida, es que para qué andaban solas, quién sabe con cuántos se metían, es que lady tacos orinoco, es que lady coralina, etc etc”. Ayer comentó una maestra de Laura en la presentación que ella había sido una buena chica, buena estudiante, estaba becada y era muy responsable. Yo me pregunté, y si hubiera sido mala? Y si no hubiera estado becada, y si hubiera sido una chica que le gusta divertirse y que la fiesta?.Habría sido menos el impacto? Se merecía de igual manera que la asesinaran? O habrían tenido más razón en defender a Edgar?

Este asesinato pasó hace 40 años y la verdad es que no estamos muy lejos de ese pensamiento regio. Ese pensamiento regio, moralista, mocho, machista en el que se le juzga sin piedad a las mujeres. ¿Qué tiene esta sociedad que construye hombres así? Ven por qué sigo diciendo que no importa qué tan cosmopolita sea la ciudad, siempre seguiremos en un pinche rancho.

No es asunto nuestro…

Cuando empecé la carrera en la Universidad, tenía algunas materias de tronco común que compartía con gente de otras áreas.
En una materia, de la cual no recuerdo nada, me tocó hacer el trabajo con una chica a quien conocía poco.

Era rubia, tenía un nombre raro, que tampoco recuerdo, era foránea pero no sé si de coahuila o Tamaulipas.

Nos reunimos afuera de la casa de otra compañera a la que esperabamos que llegara.

La compañera rubia estaba con un embarazo muy adelantado, no tenía ni 20 años, pero había cierta madurez en su semblante.

Le pregunté que cómo le iba a poner a su hijo o hija y me dijo tajantemente “Lo daré en adopción”. Y yo con cara de wtf?. Ella sólo rió y me dijo, “sí, prefiero darlo en adopción.”

Ella se veía tranquila, consciente de su decisión. Yo que ni por la cabeza me pasaba tener un hijo, me hacía muchas preguntas. ¿No lo extrañará? ¿No se arrepentirá? ¿Por qué no se queda con él? ¡Pobrecito bebé! ¿Le dará por buscarlo después? No lo sé. Nunca le pregunté por el padre. Y tampoco recuerdo si realmente le pregunté todo esto, pero recuerdo que había mucha tranquilidad en su decisión.

Ella no estaba jugando. Había aceptado su realidad y había actuado en consecuencia.

Semanas después me la topé en los pasillos de la escuela, ya sin panza. Nos sentamos unos momentos a platicar y me dijo que no quiso verle la cara al bebé. Que solamente vio que se lo llevaron. Fue mejor así, me dijo.

Yo no sé si se arrepintió, yo no sé si le dolió la decisión, yo no sé si estaba convencida, tampoco sé si buscó a su hijo que ya debe tener como 20 años, no sé si piensa en él, si lo lamenta, si cambió su vida, si tuvo más hijos, ya no supe de ella, y sinceramente todo lo que yo o los demás hayamos pensado al respecto es lo de menos.

La decisión de tener o no tener un hijo cuando se está sola le corresponde a ella y debe ser sólo de ella y es algo que todos debemos respetar aunque no nos guste.

No es el “guapa”…

Hasta cuando el género masculino entenderá que no necesitamos sus piropos en la calle. Que no queremos que nos hablen si no los conocemos. Que no es el que nos digan “guapa”. Sino el que nos hagan sentir incómodas con algo que no queremos oír y mucho menos de ti. Que no exageramos al denunciar. Que no nos hacen sentir bien al dirigirse así a nosotras. No necesitamos saber de tu deseo a nosotras en la calle, frente a todos. No es chistoso. No te dignifica y ciertamente nunca te corresponderemos. Si te parece que estamos guapas, sabrosonas, ricas, incluso gordas, feas, o lo que sea. No queremos que hables de nuestro cuerpo. Muérdete un huevito, aguántatelo y guárdatelo. Qué más te hace falta que hagamos para que entiendas que no queremos tus piropos en la calle.

Red de protección familiar para un feminicida

Hace un par de días hablé con una chica que recién cortó con su novio. El novio había tratado de ahorcarla y la amenazó de muerte. Un novio enclenque e insignificante que en dos tres patadas lo noqueas. Pero ella le tiene miedo. A veces ella le tiene que mentir porque no quiere problemas. Él sabe cómo agredirla sin dejarle marcas y se lo ha dicho sin el más mínimo reparo. No es la primera vez que pasa. Ya van dos años. Las otras veces ella lo ha perdonado.
Ella dijo que le había marcado a la madre de él, para decirle lo que él le había hecho, la madre la escuchó, y le dijo, “si es verdad lo que me estás diciendo, yo voy a hablar con él”. Es decir, puso en duda que ella le estuviera diciendo la verdad. Claro, un feminicida en potencia tiene su red de protección.
Yo no sé qué pasará con esta chica, le dije que ella no tenía la culpa de nada, que le dijera a sus papás, que dejara la vergüenza a un lado, que buscara ayuda, que de momento no se quedara sola. Después habrá tiempo de confrontarlo a él, pero que denunciara.
La experiencia me dice que ella quizá lo perdone. Y no soy quién pa juzgar, la neta. Siento que mi labor está acompañarla en lo que ella decida hacer. Y si lo perdona, pues ni modo. Y ya está. No hay nada que yo pueda hacer.
Pero ayer, mientras manejaba, la parte más pinche de mí soñó despierta y pensó en crear un grupo de hombres y mujeres, anónimos, vigilantes y bien organizado con la intención de putearse bien y bonito a estos especímenes para mantenerlos a raya.
Sí, ya sé, no es la manera de lograr las cosas. Pero me encantó imaginarme al agresor de esta chica, huyendo de ella, con miedo tan solo de verla. En fin, un “estatequieto” no le cae mal a nadie.

FORO COLECTIVIDAD: RETOS DE LA LUCHA FEMINISTA

Hoy fui a un foro feminista, donde salí tan inspirada con ganas de hacer algo por el mundo femenino. Conocí a mujeres inspiradoras que sembraron cosas en mí. Hice nuevas amigas con las que planeamos no cambiar el mundo, sino cambiar el rumbo.

“Si hay liderazgo no hay comunidad. No acepten liderazgo de nadie. Líder en alemán es führer, en español es caudillo y en italiano es Capo.”

“Si no tenemos diálogos entre generaciones no tenemos historia”

“A las feministas se nos aplica el “feministómetro”, pero el enemigo no está aquí, está afuera, es el patriarcado y la misoginia.”

“Si los hombres estuvieran más a cargo del cuidado de los hijos serían menos desalmados. Comprendieran mejor la magia de la existencia”

“He visto mucho feminismo deslactosado, feminismo pop y poco feminismo de transformación”.

“No puedes estar empoderada en lo público sin estarlo en tu vida cotidiana”.

 

En el día internacional de la mujer

Aquí un friendly reminder.
Una de las cosas que he aprendido gracias al feminismo es que antes, pensaba que el tener un día especial de la mujer acentuaba la diferencia de género. Lo veía de una manera superficial, que es como lo ve aún mucha gente. Tal vez yo no quería aceptar que efectivamente hay desigualdad. Tontamente llegué a pensar que deberíamos enfocarnos en un “igualismo” antes de un “feminismo”. Sí, me di ternurita.

Con el tiempo entendí y más bien abrí los ojos ante la desigualdad de género, ante la verdad de que hay hombres que matan a mujeres por ser mujeres. Abrí los ojos ante los comentarios juiciosos, moralistas en los que siempre salen afectadas en mayor parte las mujeres. Entendí que a las mujeres se les mide con otra vara. Que cualquier cosa que tenga que ver con su cuerpo, con su placer, con su autonomía es muchas veces asunto de hombres y los hombres son los que dictan las leyes. Eso es algo que siempre ha estado ahí y no lo veía o no había querido ver. Tal vez porque siempre me creí fuerte y poderosa, y a mí el “machismo me venía guango”.

Pero también comprendí que el feminismo no ha matado a nadie. El machismo sí. No es hasta que dejas de ver más allá de tus narices cuando entiendes. Que no eres tú, no es contra ti, es contra el género, contra el conjunto, contra una generación y contra todas lo que lo han sufrido durante generaciones. De veras que si nos salimos de nuestra burbuja algunas veces, podemos descubrir muchas cosas, entender al otro o a la otra, entender que existen otras realidades más allá de la nuestra.

Yo me considero una feminista en construcción y sigo aprendiendo, y también espero que mis hijos que son varones sean feministas de a deveras. Por eso hoy, aún cuando seas machista, hembrista, sexista, haznos un favor, tómate el tiempo de leer respecto al feminismo, aprende y conoce su verdadera lucha. Velo con otros ojos. Con ojos claros, empáticos, limpios, sin juicios.

Es de sabios cambiar de opinión. ¿Quién dice que no puedes ser un@ feminista en potencia?

ACERCA DE LA TRAGEDIA EN EL COLEGIO…

Ayer, lo primero que pensé fue en mis hijos, aún cuando ellos están en otras escuelas, y en otro grado, pensé, Chingado, pudieron haber sido mis hijos. Mis hijos pudieron haber estado ahí.

Es egoísta sentirte tranquilo después de que sabes que tus hijos están a salvo, aunque luego te pega la realidad y entiendes que nadie está a salvo, que te puede tocar a ti, o alguien a quien amas, a nosotros nos tocó con nuestra sobrina.
La violencia está ahí, latente, sólo tienes que encontrarte con ella.
Pensé en los chavitos. En que ellos iban a la escuela como cada día, sin pensar en que les iban a disparar.
También pensé en el chico que los mató. Pensé en sus motivaciones, pensé que algo estamos haciendo mal para que un día te levantes con las ganas de matar a alguien y que realmente lo hagas.
Pensé en los papás de todos ellos. Nadie quiere ver morir a sus hijos. Nadie te prepara para eso. En unos minutos alguien les cambió la vida. Quieres saber por qué, entender por qué, pero la verdad es que no entiendes nada y como padre vas a vivir todo el tiempo buscando razones y muriéndote en vida.
Honestamente no sé qué sentir. Siento tristeza, siento desesperanza, siento que todo esto no va a servir de nada, que todo esto se va a olvidar en unas semanas, excepto por las personas que estuvieron cerca.
Ayer celebré que mis hijos están vivos. Hablamos del tema, lo pusimos en la mesa. Me dieron su opinión, sus impresiones de todo esto. Qué más puedes hacer, sino sacar algo bueno de todo esto.
Es el momento perfecto para abrir canales de comunicación y de amor con los hijos. A esa edad somos todo lo que tienen y si no estamos presentes en cuerpo y alma, no quiero pensar en lo que les espera.
Me parece que todo esto cubre varios temas.
No quiero hacer juicios, sin embargo, la experiencia me dice que todo empieza en casa. No sé el contexto en el que vivía el joven que les disparó, quiero pensar en que es una familia acomodada, aparentemente no tienen necesidades económicas. Obvio te preguntas, pero qué necesidad?

Pero no te vayas tan lejos, acércate a las secundarias públicas donde posiblemente tienen mayores problemas relacionados con falta de educación sexual, pandillas, armas, bullying, suicidios, embarazos no deseados, deserción. Ojo, no quiero minimizar lo que sucedió en este colegio. Pero la violencia es de todos los días, en otros estratos sociales, los chavos tienen que lidiar con mucho más y el sistema político-social, no da para más. Lo que sucedió ayer, nos pegó porque seguimos pensando que estamos a salvo, en nuestra familia, en nuestra casita, en nuestra selfie de que todo está bien en casa, de que no pasa nada, de que todo está super bien y dejamos de poner atención a lo importante. Si queremos que esto trascienda en nuestras vidas, estaría bien hacer un alto en nuestro contexto, y voltear a ver cómo están las aguas en nuestra casa, con nuestros hijos, con nuestra pareja. Qué nos hace falta para nutrirla.

Es indispensable que existan psicólogos, especialistas, en las instituciones. Y que se les de seguimiento en casa, que haya monitoreo familiar. Incluso si se detectan problemas, que sea obligatorio tomar terapia familiar. Muchas veces los padres son el problema, no digo que en este caso sea así, pero así sucede a veces. Muchas familias lo necesitan y no lo saben. No es garantía de nada tener psicólogos en las instituciones, pero de lo que sí es garantía es de que detectan problemas que luego se pueden hacer más grandes. De hecho esto seria a lo que yo le pondría mas atención. La atención que se ofrece actualmente por ley después de sufrir un ataque violento es insuficiente, no digo que sea mala, pero sí se le da un tratamiento como de algo como muy eventual solamente, pero no se le da seguimiento. En lo personal siento que debería haber una comisión especializada, para la protección de las familias ante violencia, porque en casa es donde empieza todo. Un asesino, un ladrón, un hombre violento vino de algún lugar, vio algo que lo formo así. O sufrió el rechazo, o la violencia de alguien en su núcleo familiar.

Ayer leía que habían quitado la operación mochila de las escuelas porque los padres de familia se habían quejado. La verdad es que quitarla o ponerla no sirve de mucho. Los chamacos se la ingenian para meter cosas a las escuelas si realmente lo quieren hacer. Aquí lo inteligente sería, encontrar la manera de lograr que hijos/alumnos, no tengan el impulso suicida o la necesidad de matar, o la necesidad de pelear. de que eliminen por completo el deseo de tener un arma en sus manos. O de evitar que quieran ejercer la violencia. Tenemos que encontrar la manera de darles herramientas para enriquecer sus vidas emocionalmente. A esta edad, o todo es blanco o negro. Tenemos que encontrar la manera de que tengan estímulos en sus vidas que les permita sobrevivir la pubertad. Pareciera que sobrevivirla es cosa de vida o muerte.

También leía acerca de una legión de chamacos que obligan a otros a hacer cosas desde un grupo de facebook y que supuestamente el chico que les disparó fue motivado por este grupo. Eso solo me da para pensar que nosotros somos los adultos. Somos responsables de los hijos, del internet, de la compu que usan. ¿Padres, qué estamos esperando para entrometernos en la vida de nuestros hijos?. Somos los principales monitoreadores de nuestros hijos, y si se nos salen de las manos, algo no estamos haciendo bien.

Queremos menos violencia? Empecemos en casa, con el cómo nos dirigimos con nuestros hijos, con nuestros seres queridos, con nuestra pareja, con el vecino, empecemos poco a poco. Dejemos de hacer juicios, de insultar. De sembrar odio. Aceptemos que hay algo de violencia en nosotros, y la violencia va escalando. Poco a poco. Antes de quejarnos de algo, hablemoslo en la mesa, con los hijos, insisto, somos todo lo que tienen.

Le podríamos echar la culpa a las narconovelas, a el internet, a los videojuegos, a un montón de cosas, pero la verdad es que todo esto en parte es gracias a nuestro bad parenting. Aceptémoslo.

Me gustó que la gente en redes tomara un posicionamiento positivo al no compartir cosas en redes de este acontecimiento, eso se agradece mucho. Sin embargo, hay que ser congruentes en todo momento, no compartamos cosas como las de LadyCoralina, Ladytacosorinoco, Ladywhatever, no alimentemos el odio en redes, todos somos opinólogos en redes, expertos, en hacer juicios, pero no hay introspección, no hay autoanálisis, no hay autodiagnóstico.

No nos queda de otra mas que chambear con los jijos. Hablar con ellos, preguntar, indagar, interesarnos por ellos, por sus cosas, por sacar las cosas de los bolsillos y ponerlos en la mesa. Quizá el muchacho que les disparó a estos otros chicos necesitaba hablar con alguien, quizá solo le faltaba una palmada en la espalda y que le dijeran, aquí estamos. Muchas veces como padres queremos que la escuela nos resuelva los problemas del chamaco, venimos cansados, con problemas en el trabajo, de dinero, o con la pareja, o x o y. Pero que no se nos olvide que trajimos gente a este mundo, hay que hacerse cargo y eso solamente lo podemos hacer nosotros.