ACERCA DE LA TRAGEDIA EN EL COLEGIO…

Ayer, lo primero que pensé fue en mis hijos, aún cuando ellos están en otras escuelas, y en otro grado, pensé, Chingado, pudieron haber sido mis hijos. Mis hijos pudieron haber estado ahí.

Es egoísta sentirte tranquilo después de que sabes que tus hijos están a salvo, aunque luego te pega la realidad y entiendes que nadie está a salvo, que te puede tocar a ti, o alguien a quien amas, a nosotros nos tocó con nuestra sobrina.
La violencia está ahí, latente, sólo tienes que encontrarte con ella.
Pensé en los chavitos. En que ellos iban a la escuela como cada día, sin pensar en que les iban a disparar.
También pensé en el chico que los mató. Pensé en sus motivaciones, pensé que algo estamos haciendo mal para que un día te levantes con las ganas de matar a alguien y que realmente lo hagas.
Pensé en los papás de todos ellos. Nadie quiere ver morir a sus hijos. Nadie te prepara para eso. En unos minutos alguien les cambió la vida. Quieres saber por qué, entender por qué, pero la verdad es que no entiendes nada y como padre vas a vivir todo el tiempo buscando razones y muriéndote en vida.
Honestamente no sé qué sentir. Siento tristeza, siento desesperanza, siento que todo esto no va a servir de nada, que todo esto se va a olvidar en unas semanas, excepto por las personas que estuvieron cerca.
Ayer celebré que mis hijos están vivos. Hablamos del tema, lo pusimos en la mesa. Me dieron su opinión, sus impresiones de todo esto. Qué más puedes hacer, sino sacar algo bueno de todo esto.
Es el momento perfecto para abrir canales de comunicación y de amor con los hijos. A esa edad somos todo lo que tienen y si no estamos presentes en cuerpo y alma, no quiero pensar en lo que les espera.
Me parece que todo esto cubre varios temas.
No quiero hacer juicios, sin embargo, la experiencia me dice que todo empieza en casa. No sé el contexto en el que vivía el joven que les disparó, quiero pensar en que es una familia acomodada, aparentemente no tienen necesidades económicas. Obvio te preguntas, pero qué necesidad?

Pero no te vayas tan lejos, acércate a las secundarias públicas donde posiblemente tienen mayores problemas relacionados con falta de educación sexual, pandillas, armas, bullying, suicidios, embarazos no deseados, deserción. Ojo, no quiero minimizar lo que sucedió en este colegio. Pero la violencia es de todos los días, en otros estratos sociales, los chavos tienen que lidiar con mucho más y el sistema político-social, no da para más. Lo que sucedió ayer, nos pegó porque seguimos pensando que estamos a salvo, en nuestra familia, en nuestra casita, en nuestra selfie de que todo está bien en casa, de que no pasa nada, de que todo está super bien y dejamos de poner atención a lo importante. Si queremos que esto trascienda en nuestras vidas, estaría bien hacer un alto en nuestro contexto, y voltear a ver cómo están las aguas en nuestra casa, con nuestros hijos, con nuestra pareja. Qué nos hace falta para nutrirla.

Es indispensable que existan psicólogos, especialistas, en las instituciones. Y que se les de seguimiento en casa, que haya monitoreo familiar. Incluso si se detectan problemas, que sea obligatorio tomar terapia familiar. Muchas veces los padres son el problema, no digo que en este caso sea así, pero así sucede a veces. Muchas familias lo necesitan y no lo saben. No es garantía de nada tener psicólogos en las instituciones, pero de lo que sí es garantía es de que detectan problemas que luego se pueden hacer más grandes. De hecho esto seria a lo que yo le pondría mas atención. La atención que se ofrece actualmente por ley después de sufrir un ataque violento es insuficiente, no digo que sea mala, pero sí se le da un tratamiento como de algo como muy eventual solamente, pero no se le da seguimiento. En lo personal siento que debería haber una comisión especializada, para la protección de las familias ante violencia, porque en casa es donde empieza todo. Un asesino, un ladrón, un hombre violento vino de algún lugar, vio algo que lo formo así. O sufrió el rechazo, o la violencia de alguien en su núcleo familiar.

Ayer leía que habían quitado la operación mochila de las escuelas porque los padres de familia se habían quejado. La verdad es que quitarla o ponerla no sirve de mucho. Los chamacos se la ingenian para meter cosas a las escuelas si realmente lo quieren hacer. Aquí lo inteligente sería, encontrar la manera de lograr que hijos/alumnos, no tengan el impulso suicida o la necesidad de matar, o la necesidad de pelear. de que eliminen por completo el deseo de tener un arma en sus manos. O de evitar que quieran ejercer la violencia. Tenemos que encontrar la manera de darles herramientas para enriquecer sus vidas emocionalmente. A esta edad, o todo es blanco o negro. Tenemos que encontrar la manera de que tengan estímulos en sus vidas que les permita sobrevivir la pubertad. Pareciera que sobrevivirla es cosa de vida o muerte.

También leía acerca de una legión de chamacos que obligan a otros a hacer cosas desde un grupo de facebook y que supuestamente el chico que les disparó fue motivado por este grupo. Eso solo me da para pensar que nosotros somos los adultos. Somos responsables de los hijos, del internet, de la compu que usan. ¿Padres, qué estamos esperando para entrometernos en la vida de nuestros hijos?. Somos los principales monitoreadores de nuestros hijos, y si se nos salen de las manos, algo no estamos haciendo bien.

Queremos menos violencia? Empecemos en casa, con el cómo nos dirigimos con nuestros hijos, con nuestros seres queridos, con nuestra pareja, con el vecino, empecemos poco a poco. Dejemos de hacer juicios, de insultar. De sembrar odio. Aceptemos que hay algo de violencia en nosotros, y la violencia va escalando. Poco a poco. Antes de quejarnos de algo, hablemoslo en la mesa, con los hijos, insisto, somos todo lo que tienen.

Le podríamos echar la culpa a las narconovelas, a el internet, a los videojuegos, a un montón de cosas, pero la verdad es que todo esto en parte es gracias a nuestro bad parenting. Aceptémoslo.

Me gustó que la gente en redes tomara un posicionamiento positivo al no compartir cosas en redes de este acontecimiento, eso se agradece mucho. Sin embargo, hay que ser congruentes en todo momento, no compartamos cosas como las de LadyCoralina, Ladytacosorinoco, Ladywhatever, no alimentemos el odio en redes, todos somos opinólogos en redes, expertos, en hacer juicios, pero no hay introspección, no hay autoanálisis, no hay autodiagnóstico.

No nos queda de otra mas que chambear con los jijos. Hablar con ellos, preguntar, indagar, interesarnos por ellos, por sus cosas, por sacar las cosas de los bolsillos y ponerlos en la mesa. Quizá el muchacho que les disparó a estos otros chicos necesitaba hablar con alguien, quizá solo le faltaba una palmada en la espalda y que le dijeran, aquí estamos. Muchas veces como padres queremos que la escuela nos resuelva los problemas del chamaco, venimos cansados, con problemas en el trabajo, de dinero, o con la pareja, o x o y. Pero que no se nos olvide que trajimos gente a este mundo, hay que hacerse cargo y eso solamente lo podemos hacer nosotros.